Dabalché

Escribo, viajo y hago fotos. Biólogo y entusiasta del marketing y la comunicación. Ayudo a emprendedores plasmar el valor de su trabajo en un texto
Escribo, viajo y hago fotos. Biólogo y entusiasta del marketing y la comunicación. Ayudo a emprendedores plasmar el valor de su trabajo en un texto
2 claves para no tirar tu dinero con un freelance

2 claves para no tirar tu dinero con un freelance

2 claves para no tirar tu dinero con un freelance

¿Estás cansado de perder tu dinero en profesionales freelance que no dan talla?

No saben qué querés, no te entienden. Te entregan un trabajo descuidado, que parece hecho a la medida de cualquier menos la tuya.

La calidad de los textos es apenas mejor que el de tu sobrino de 5 años. Tus clientes lo notan y ya tu contenido empieza a no gustarles.

Te ha pasado muchas veces, a vos también, ¿es que los freelance son todos iguales?

A mí ha me sucedido pero en sentido opuesto: es difícil conseguir buenos clientes.

Como cliente podés hacer algunas (varias cosas) para obtener un servicio de calidad.

Casi podría decirte que si lo hacés, te asegurás un servicio de calidad.

Es más fácil , rápido y barato que ir probando de freelance en freelance hasta que encontrás el adecuado.

Voy a hablar de servicios de generación de contenidos, porque es el área que conozco pero vale para cualquier servicio frelance.

El problema

Hay muchas personas que movidas por no llegar a fin de mes o por lo que sea se largan a hacer de “redactores”, porque lo único que se necesita es escribir más o menos y un poco de SEO.

El SEO lo arregla todo: podés ser un gorila aporreando un teclado pero donde hay seo que se corra el resto. Hasta que llegaron los algoritmos semánticos y toda la familia de trolls anti SEO.

Casi tan vasto como el número de esas personas es la de quejas de clientes insatisfechos con la calidad del servicio recibido.

Lo que suele suceder con estos clientes es que no buscan un redactor, buscan un freelance multitask que sea redactor, SEO, community, que suba el contenido a wordpress y que busque tres fotos para su artículo.

Son exigencias entendibles en internet. Lo que no es entendible que pretendás pagar medio centavo por todo.

Amigo, brother, tío, chango: si querés un redactor-SEO-community-copy-editor-bloguero-domador de leones y bailaor de flamenco lo pagás. Cada servicio por separado.

La esclavitud se abolió hace mucho (al menos la formal, la que se ve. La invisibilizada todavía nos acompaña).

 

El trabajo que no se ve

 

Escribo más de lo que se ve, y el tiempo que tardo no se refleja en el producto final -el texto que entrego-.

Me refiero al trabajo “tras bambalinas”, al que no es tan romántico como sentarse al escribir pero es necesario para generar un producto de calidad.

 

El primer borrador de cualquier cosa es una mierda

E. Hemingway

 

  • Tiempo de documentación: no leo más rápido que Lisa. Y como a casi todo el mundo, me duelen los ojos por leer varias horas en una pantalla.

 

  • Tiempo de investigación: depende de qué tipo de contenido sea. Si es un copy, no sólo es necesario investigar las características de tu audiencia, las de tu marca y cómo es la comunicación entre ambas. También hace falta mirar para afuera y ver cómo lo hace tu competencia.

Si tu idea es que copie a la competencia, quizá te pueda parecer que es bastante más fácil pero no, en ese caso mi trabajo es diferenciarte y encontrar en tu oferta el famoso “¿porqué deberían elegirme a mí?”.

  • Tiempo de edición: con toda la investigación y documentación hechas, escribo una zarta de estupideces más o menos coherente que si te las entregase llegarías a la conclusión de que un mono escribe mejor que yo.

En mi caso, la edición es la fase más larga del proceso: eliminar redundancias, adaptar el texto a la audiencia, cambiar ciertas palabras y frases por otras más adecuadas, meter algo de SEO.

Escribir mierda es igual de difícil que escribir cualquier otra cosa.

 

¿Cuál es la diferencia, entonces, entre escribir mierda y escribir “bien”?: el tiempo.

Para escribir mierda no me hace falta leer nada, escribo lo que sé del tema y ni no sé hago una reescritura del primer resultado de Google en inglés.

 

Información, información, información

Si querés A, pedís A.

Desde el comienzo, dá la información mínima para encarar el proyecto. Nadie te va a robar tu idea y peor: nadie va a entender lo que querés si no lo pedís. 

 

De consignas ambiguas obtendrás respuestas ambiguas.

 

Cuál es la información mínima

 

Temática

Si desde el principio decís cuál es la temática solo tendrás propuestas de personas idóneas. Nadie sabe sobre cualquier cosa que te ocurra escribir.

Es cierto que puedo investigar pero si me pedís un artículo sobre cómo hacer un asado vegano (además de que voy a considerarte un hereje) lo que voy a hacer es copiar una receta de las mil que están internet. Alguien especializado en comida vegana va a colorear el texto con curiosidades del veganismo y tips de cocción para que quede bien.

 

Abordaje y objetivos

¿Para qué querés ese texto? ¿Qué aspecto querés destacar de la temática? ¿Es un texto informativo o de venta? ¿Cómo tratás a tu audiencia: “Tú, usted, vos, che pibe, boludito”.

 

Audiencia

El éxito del texto está determinado por hablar a la audiencia en su propias palabras y formas. Cada audiencia requiere un trato y un vocabulario diferencial.

 

Sé realista con lo que pedís

Si querés calidad tenés que pagarla. No por la cantidad de palabras. Pagás el tiempo que invertí en escribirlas (y ese tiempo incluye investigación, escritura y edición) y el tiempo que invertí en adquirir los conocimientos necesarios para entregar ese producto (por eso, los textos de ecología son más caros :P).

 

Dejá en claro del vamos si hay trabajo extra

“Luego te paso unos apuntes que quiero que incluyás en el texto, no es mucho”. Los “apuntes” son 3 capítulos de un libro que demandan 6 horas de lectura.

 

La lógica funciona así: me pagas poco, trabajo poco.

Todo ese tiempo lo podría haber dedicado a otras actividades, quizá actividades más lucrativas. Invertirlo en tu proyecto tiene un costo de oportunidad porque dejo de hacer otras actividades.

 

Establecé plazos realistas

 

¿¡Que qué, querías todo para ayer!?

Imposible. Dejame trabajar tranquilo.

O pagá el sobreprecio que se me ocurra. En serio, con esto soy un talibán de los malos con un detonador.

Hasta acá las “claves” para contratar un freelance. Más que claves, es un desahogo: cada dos por tres leo clientes quejándose de mal servicio de un freelance.

Y no quiero decir con esto que todos los clientes encajan en el molde “te pago medio centavo y me siento a esperar resultados excelentes” pero es frecuente que eso es lo que esté pasando.

 Un tip de regalo:

Si te digo que ese texto de 1500 palabras con keyword stuffing no va a rendir, no te lo digo de jodido.

Si pagás dejate asesorar y mantené un comunicación fluida para que el trabajo satisfaga a ambas partes.

Sabías que menos del 10% lee hasta el final. Gracias por dedicar tu tiempo a leer(me)

Si te interesa (y querés) podés suscribirte y te cuento las novedades.
¿Qué te pareció el post? Contámelo en un comentario. Tranquilo, si te da pánico escénico podés mandarme un mail.

Publicado por Dabalché en Copy & contenidos, 0 comentarios
Medium o WordPress, cuál es la mejor plataforma para un blog

Medium o WordPress, cuál es la mejor plataforma para un blog

Medium o WordPress, cuál es la mejor plataforma para un blog

Diciembre del 2015\. Más o menos por esa fecha empecé a investigar cómo “profesionalizar” un blog. La dicotomía del momento era Blogger o WordPress.  En un tiempo, proliferaron los post que comparaban uno y otro. Parecía que era un tema que a nadie dejaba dormir y encendía pasiones de uno y otro bando.

Medium.com apareció en 2012 pero lo conocí y empecé a usarlo a mediados de 2016\. Es un servicio de blogging gratuito que muchos se están planteando como una alternativa o un complemento a wordpress.

Blogger o WordPress, la vieja disputa

Blogger me parece obsoleto. Es muy bueno para lo que fue concebido pero ya es demodé

Ventajas de Blogger

Es fácil de usar, lo creás con tu cuenta de gmail y listo.

Google se encarga de todo: el spam, la seguridad, las copias de seguridad, la velocidad de carga. Uno de los argumentos más populares contra Blogger era: “no eres dueño de tus cosas, Google las posee”.

Veamos… Google sabe dónde vivo, quién es mi familia, dónde he estado y una chorrada de cosas más. Amazon sabe qué compro, Booking sabe dónde me estoy por ir y Facebook procesa mis conversaciones en WhatsApp. Siempre lo consideré un planteo ridículo. Las plataformas vienen y van y todas te permiten descargar tu contenido o eliminarlo si querés. 

Google no posee tu contenido. Solo te pide que le cedas el derecho de distribuirlo (lo cual es muy razonable si usas sus servicios). Es como querer publicar en un revista y no darle permiso al editor para maquetar el texto para prensa. 

La información en Internet es pública de facto. Te guste o no. C’est la vie. Y te guste o no, existen empresas que monopolizan el flujo de información. 


Los derechos de autor te pertenecen y a menos que los cedas tu obra es tuya la subás donde la subás. He recuperado el contenido del primer blog que tuve hace más de 8 años. Lo descargué y eliminé el blog. Google no me impidió hacerlo.

Que Google se encargue de todos los aspectos técnicos de tu blog es un alivio. La fortaleza de Blogger es la infraestructura de Google (servidores incluidos). Muy pocos servicios de hosting pueden decir que “somos como Google”. 

Blogger va a estar en línea después de un holocausto zombie y jamás vas a recibir un spam. Con tu hosting no. Punto para blogger. 

Ventajas de WordPress

Con Worpress hay que hacerlo todo a mano o con un pluging. 

Lo bueno de WP.org son los plugins: hay miles y seguro que existe uno que hace lo que necesitás, o lo que no necesitás y querés hacer.

La potencia que te otorga WordPress no la tenés con otro gestor de contenidos. Ocurre que wordpress es de código abierto y cualquiera que quiera —y sepa— puede añadirle funciones.

Es posible mantener un blog de wordpress sin saber nada de código (yo lo hago todo a fuerza de plugins y mi web no es un yunque que no carga nunca más. Incluso tengo algún que otro cachivache puesto y es técnicamente aceptable).

No le hagás mucho caso a los gurús. WordPress es fácil. Y si no lo es siempre vas a encontrar un plugin más fácil.

WordPress es fácil. Sólo hace falta paciencia (y ganas de ver tutoriales).

Pero blogger no va a ningún lado. Luce igual que hace 5 años.. Además, es sólo un blog. Olvidate de hacer una landing page en Blogger.

Podés personalizarlo mediante HTML y CSS. En ese aspecto, es más difícil que WordPress porque en blogger los únicos plugins que hay son los de Google. En WordPress existe Elementor.

Siempre hablo de WordPress.org. Nunca he usado WordPress.com.

Medium: el blog gratuito de moda

Medium es una plataforma de blogging gratuito que apuesta por la simplicidad y la estética.

Lo bueno y lo malo de Medium.com

Es muy fácil de usar y funciona como red social en la que podés seguir y colaborar con otros escritores.

La interfaz de Medium es responsive y con un diseño muy cuidado que se nota hasta en las imágenes que usan.

Las fotografías de los post cargan rápido. Medium las optimiza. Además, la versatilidad para incluir imágenes en los post no la encontrás ni en WordPress: se pueden crear galerías, poner imágenes que ocupan toda la pantalla y miniaturas solo con arrastrar y soltar. En WordPress hace falta un plugin (o varios, depende qué quieras lograr).

Medium en español es como un pueblo chico. No esperés que tus historias tengan mil vistas ni un subidón espectacular de tus visitas a tu blog medio muerto (aparentemente medium en inglés funciona como una catapulta de visitas y escritores. En español no es así).

Tengo mis dudas de la utilidad de Medium para el SEO, no tiene una comunidad grande en español y aún así, es perfecto para bloguear. Digo para bloguear: no se puede monetizar en Medium. Tiene un programa de afiliados que aparentemente en inglés es una mina de oro. En español nadie lo usa y por la cantidad de lectores que tiene no sería viable. 

¿Cuándo usar Medium.com?:

Necesitás publicar contenido con una presentación perfecta: es una excelente  plataforma para publicar post con fotografías. Por su interfaz despojada de cachivaches el contenido destaca y la experiencia de usuario es muy buena (Medium define experiencia de usuario como “interacción con el contenido”, no como “leds, suscriptores, followers, likes, etc.”).

Tus contenidos se distribuyen por otros medios y usas la web solo como un soporte de lectura. Medium te ofrece una distribución orgánica dentro de su red social de lectores y escritores pero, como decía, en español no tiene mucho alcance. No esperés crecimiento orgánico ni visitas desde Google si estás solo en Medium.

No tenés intenciones de monetizar. No pensás usar tu web como soporte de conversión o ventas. Medium no está pensado para eso.

¿Cuándo usar WordPress.org?

Necesitás publicar contenido como parte de una estrategia de marketing de contenidos para conseguir suscriptores, ventas o lo que quieras.

Cuando querés implementar cosas como una tienda online, formularios de suscripción, landings pages.

Tenés tiempo y ganas de lidiar con un “fatal error: missing data”, spam, rusos… Parece complicado pero con tres o cuatro plugins todo funciona (casi) siempre como debería funcionar.

Relatario incluye una sección de fotografía de viajes, naturaleza y conservación. Esos post los publico en Medium porque necesito una plataforma que muestre mis fotografías en buena calidad sin preocuparme por la cuota de hosting o por arruinar una imagen “optimizándola” para ahorrar espacio (cada foto de medium pesa, de media, 1 MB)

En WordPress tengo las landings pages de mis servicios (dan asco pero las tengo), formularios para captar suscriptores y toda la parafernalia orientada a vender mis servicios de copywriting y contenidos “verdes”.

Y vos, estás pensando qué gestor de contenidos usar en tu proyecto. ¿Con cuál te sentís más cómodo?

Sabías que menos del 10% lee hasta el final. Gracias por dedicar tu tiempo a leer(me)

Si te interesa (y querés) podés suscribirte y te cuento las novedades.
¿Qué te pareció el post? Contámelo en un comentario. Tranquilo, si te da pánico escénico podés mandarme un mail.

Publicado por Dabalché en Copy & contenidos, 2 comentarios

Branding: qué es, cuáles son sus ventajas y cómo hacerlo bien

Branding: qué es, cuáles son sus ventajas y cómo hacerlo bien (I)

David Alercia (@dabalche)

David Alercia (@dabalche)

¿Qué es lo primero que ves en la foto?: ¿el agua o el peñasco con pasto? ¿Qué elemento te llama más la atención?

En mi barrio hay un quiosco con las paredes azules, luces azules y un cesto de basura enorme… azul.

Ese quiosco tiene un nombre pero nadie lo sabe ni importa: es el quiosco azul. Y es el único que está abierto un domingo a las tres de la madrugada.

Las cosas son más caras, eso tampoco le importa a nadie porque es domingo de madrugada.

Branding: ejemplo gráfico. Peñasco con hierba en una catarata

El 99% de las personas ven primero la roca (mentira, no sé la estadística exacta pero las cifras llaman la atención y es cierto que la mayoría va a ver la roca. Nuestro cerebro “escanea” el espacio y crea patrones, si algo se sale de ese patrón se enfoca en eso porque es desconocido. No quiero hablar mucho de percepción porque tengo para escribir un libro).

Hay varios elementos que atraen tu atención hacia la roca pero el que quiero destacar es uno: el contraste entre la monotonía blanca de la cortina de agua y la pequeñez y el color del pasto. El agua es “ruido de fondo”, no hay casi nada de información allí, es todo blanco.

Lo que una estrategia de branding puede hacer por vos y tu negocio

Existen productos sin marca, siempre existieron y más aún en un país que no alcanza a salir de una crisis para entrar en otra. (No sabría decir si los argentinos podríamos vivir con una economía normal: especular con la inflación, resolver los problemas del Banco Central o la última “desaparición inexplicable” de miles de millones del Tesoro Nacional son temas casi tan animados como el clima para romper el hielo).

El atractivo de una oferta sin marca es su precio. Su bajo precio. Ese modelo de negocio no apuesta por calidad sino ofrecer cada vez precios más bajos

Ese enfoque no funciona para alguien cuyos ingresos dependen de su tiempo (por lo general, la ecuación es más clientes más ingresos y ahí se queda la mayoría pero la otra parte es más clientes, más tiempo de trabajo> menos tiempo de ocio).

Desde antes de empezar tus ingresos tienen un límite: la cantidad de tiempo que podés trabajar. 

Tenés que dormir, salir al sol de vez en cuando —para no tener deficiencias de vitamina D ni de calcio— , alimentarte bien y hacer ejercicio para que no te quedés con los omóplatos en la mano después de 5 horas sentado en la oficina.

Si tenés pareja supongo que alguna vez querrás hacer algo que te obligue a separarte de la pc y dejar de trabajar.

Pero…

El día tiene 24 horas, y no te olvidés de dormir bien

Tu tiempo es limitado. Ser un sin marca no es tu opción (si querés cobrar un precio justo por tu trabajo).

Lo que hace falta es vender más caro, pero así perdés clientes.

Sí y no

Los perdés porque hay muchos que quieren un trabajo prefecto pero no lo quieren pagar (por los motivos que sean). Esos indefectiblemente se van a ir a lo más barato y no hay nada que hacer. Recién cuando se harten de gastar en productos y servicios barretas va a empezar a valorar opciones de más calidad y precio. Creo que no deberías esforzarte por retener ese tipo de cliente, a menos que necesités trabajar con cierta urgencia. 

La parte más interesante viene por el lado del no: cuando no perdés el cliente por cobrarle más.

¿Cómo lograr que tu cliente pague más?

Cuidado con el autobombo

Ad blocker nos ama a todos.

De eso no hay dudas. Tampoco tengás dudas en admitir que las campañas “mirame, mirame, mirame, comprame, soy el mejor de los mejores” son sistemáticamente ignoradas. 

Tenés que ser sútil y mostrarle al lector que tu propuesta le aporta soluciones y que tus productos o servicios están pensados para resolver esa inquietud que tiene.

Cuando usás las palabras para posicionar lo que menos tenés que pensar es en vender.

(“Posicionamiento” es lo que las personas creen con respecto a tu marca. Puede ser cierto o no, como el posicionamiento de Coca-Cola: una gaseosa hace una mesa feliz —y de paso, contribuye a que la obesidad infantil sea una de las principales amenazas a la salud pública de este siglo— pero eso es otro cuento. Ya no nos mata la viruela, nos mata una idea. O varias que se colaron en la cultura por campañas de marketing de corte consumista).

Si lográs que tu marca sea recordada y valorada, ya sea por su calidad o cualidad, pasas a ser la planta en la mente de tu lector.

Ser verde en un mundo blanco debe estar bueno: llamás la atención.

El primer objetivo es que se lleven una buena impresión de tu proyecto.

La meta es que cuando esa persona tenga un problema que podés resolver con tu oferta, piense en vos antes que en cualquier otro.

Llevado al caos informático de la web, lleno de irrelevancia, ruido y porquerías virales salir al cruce con un mensaje consistente y una identidad identificable es un punto a favor.

No todos van a ir a comprarte

Solo aquellos que se sientan en sintonía con tu producto y con tu mensaje. Pero a esos les podés cobrar un precio justo por tu trabajo porque conocen el valor que les ofreces más allá del producto que compran y son más flexibles a la hora de pagar.

De eso se trata el branding, de crear estrategias encaminadas a la creación y el posicionamiento de una marca.

Seas empresa, humano o jupiteriano, las estrategias son las mismas y se adaptan a cada caso particular.

Publicado por Dabalché en Copy & contenidos, 0 comentarios
Las fotos de stock pueden arruinar tu marca, ¿sabés porqué?

Las fotos de stock pueden arruinar tu marca, ¿sabés porqué?

¿Cómo conseguís diferenciarte con imágenes y evitar los problemas legales?

Fácil: fotos de stock libre de derechos. Pero ese tipo de imágenes podrían estar minando tu proyecto, en especial si buscás consolidar una marca personal o corporativa. Las fotos de stock son el enemigo silencioso del branding. 

Una cadena se rompe por el eslabón más débil, o eso dicen, y esas fotos son el punto débil de tu estrategia de branding. ¿Seguís usando fotos de stock en tus proyectos? Deberías empezar a evitarlas. 

Las fotografías de stock y el branding

Crear contenido de calidad y valor diferencial está sobrevalorado. Podés ser un spammer y juntarla en pala. Algo de razón tiene el consejo: ser un spammer y juntarla en pala se lo pueden permitir los grandes usando el prestigio de su marca. Si lo dice la bioguía debe ser wow… Voy a poner un biodigestor debajo de mi fregadero y a salvar al mundo del horrible capitalismo. No sé diga más. Está bien: cualquier átomo de arena vale. El punto es que ese contenido apuesta por la viralización y la cantidad antes que por la calidad. Detrás hay una sólida estrategia de branding. Así de importante es. Si lo hacés bien desde el principio te podés dedicar a spamear con total impunidad. ¿No es genial? Nada de andar comiéndote la cabeza con contenido de calidad. Pero al principio hay que hacerlo bien.  Tu objetivo es diferenciarte de tus competidores, transmitir un mensaje único, posicionarlo y atraer clientes en sintonía con ese mensaje. Definición de manual y todo perfecto. En la práctica el terreno a veces se pone áspero. Más si seguís usando las mismas fotos que otros miles de emprendedores que quieren lo mismo que vos: posicionar su marca.

Los 2 pilares de tu marca: copywriting y diseño

Los métodos para “hacer marca” son dos: el diseño y el copywriting. El diseño se encarga de la parte visual de tu mensaje, el copywriting te va a servir para alinear todo tu discurso a los valores de tu marca. Copy y diseño tienen que ir de la mano. Si tus palabras y tu mensaje visual no pegan ni con cola, algo va mal. Hay un punto flaco en donde el que muchas veces falla el diseño: en las fotografías de stock. Sí, son gratis y son “profesionales” pero… Deberías ser muy criterioso para usar ese tipo de fotografías. Pocas veces, o nunca, una foto de stock trasmitirá el mensaje que querés porque son genéricas. No están pensadas para marcar diferencia. Las fotos de stock son fotos virales. El objetivo es vender miles de copias a medio centavo. No hay calidad estética de la imagen: la apuesta del microstock es por cantidad y no por calidad, amparados por marcas como Adobe o Flickr.

¿Cuál es el problema de usar fotos de stock en mi estrategia de branding?

  • Tu competencia y mil tipos más están usando las mismas imágenes. Si no es la misma es una muy similar porque todas las fotos de stock tienen la misma estética y responden a un lógica de mercado masivo ¿Vas a usar ese tipo de contenido para marcar una diferencia y especializarte en tu sector?

Pero el problema mayor no es ese

  • Una foto de stock no dice nada: es como publicar un lorem ipsum. Nunca encontrarás en un sitio de microstock una fotografía expresiva o con un mensaje contundente. No es que las fotos estén mal. El objetivo del fotógrafo es producir imágenes emocionalmente neutras, que le gusten a la mayoría. Volvemos al principio: su objetivo es generar contenido viral.
  • El fotógrafo gana un porcentaje ínfimo por la venta de su obra. Hablamos de centavos. Es frustrante que por una de tus imagenes te paguen 2 centavos. Yo prefiero regalarla. Ese tipo tiene que producir miles de fotos para llegar a los 100 dólares por venta de stock. Uno tiende a pensar siempre en el beneficio propio pero si no querés que te paguen dos centavos por tus servicios no exijas calidad por dos centavos.

¿Y qué puedo hacer?

  • Evitar usarlas.

Fijate los blogs que publican contenidos de calidad (seguro conocés un par de tu sector): no las usan. Prefieren no usar imagenes a meter una foto de stock.
  • Darle una mano a un fotógrafo.

Si contratás un profesional, deberás ser capaz de decirle muy bien lo que querés. De lo contrario el fotógrafo va a aplicar las reglas del manual del buen retratista publicitario y la foto va a ser estándar. Profesional pero estándar. ¿No has visto por ahí que los blogs lucen todos igual?: protagonista en posición relajada. Fondo claro y desenfocado. Sonrisa amable en su ambiente de trabajo. Piel de porcelana y mil capas de photoshop. Ese es el manual del retrato publicitario. La situación cambia si decís: “quiero salir como el geek que soy” y entonces el fondo va a estar enfocado y se va a ver tu colección de muñecos de Stars War y la máscara de Darth Vader hecha de corteza de palmera por la que tenés el pecho henchido de orgullo. No esperés mucho si no estás dispuesto a pagar. Valorá su trabajo como querés que valoren el tuyo.   

¿Cómo gestionás el contenido visual de tu proyecto?

Son treinta segundos de tu tiempo, con un comentario me hacés saber que el tiempo que yo dediqué a este artículo te sirvió para algo. Recordá compartirlo en tus redes, a tus amigos les puede servir también.

 
Publicado por Dabalché en Copy & contenidos, 0 comentarios

Educados para triunfar en el siglo XX

It doesn’t matter: I’m late anyway

Éramos tres en la clase de francés así que nos pusimos a conversar. Una de las cosas que me quedó de esa charla: la educación siempre llega tarde. Este ensayo trata sobre el uso de las tics en la educación, otras cosas más y mis idas y vueltas por temas adyacentes que se podrían resumir en etcéteras varios.

Seguir leyendo →

Publicado por Dabalché en Ensayos, 0 comentarios