• Tiempo de lectura:6 minutos de lectura
  • Categoría de la entrada:fotografía
  • Autor de la entrada:

¿Estás por comprarte tu primera cámara y no sabés cuál elegir?
Para elegir una cámara hay una gran cantidad de variables y especificaciones para analizar, que si no sabés algo de fotografía se te complica leerlas (y entenderlas).
Este post es parte de la serie ¿Cómo elegir una cámara para principiantes?

¿Cómo elegir una cámara para principiantes? 0: introducción

Lo que pretendo con esta serie de artículos es aclararte el panorama de especificaciones para que puedas elegir con criterio, pensando en lo que necesitás y en lo que no. Hago fotografía principalmente, muy poco video entonces este post está escrito pensando en una cámara para fotografía y desde mi perspectiva, que no me interesa para nada el video en un cámara.

El factor económico es importantísimo, casi que decisivo en la elección; más en Argentina que todo lo relacionado con la fotografía es absurdamente caro (y la situación no es muy diferente en otros países de América). No se suele hablar mucho de dinero cuando se habla de fotografía, y eso es medio cualquiera porque la fotografía es cara y si te quedás con el pensamiento de “bueno, no puedo hacer fotografía porque no tengo el dinero suficiente” también es elitista.
La industria y parte de la comunidad de fotógrafos fomentan un consumismo sin criterio y desmedido.

Antes de empezar a gastar, hay que tener claro cuánto y cómo podés distribuir tu dinero.

Antes de empezar: solo usando una cámara vas a aprender qué te hace falta y que no.

Por eso, el primer consejo es que si no te alcanza para la cámara que querés, te comprés la que te alcanza y empieces a hacer fotos, solo así vas a formar un criterio claro de qué necesitás y qué no.

Ni la cámara más barata se te queda corta (si elegís bien)

La respuesta casi automática en muchas comunidades de fotografía cuando preguntás por una cámara barata es que se te va a quedar corta. Pareciera que cualquier cosa que salga menos de mil U$D es una cagada o tan amateur que duele.

Gasto o inversión

De esto va a depender cuánto presupuesto asignás a comprarte una cámara. Si para vos una cámara es un gasto y tu presupuesto es finito, es lógico que busqués la más barata que satisfaga tus necesidades. Si tu cámara es una inversión, podés especular con el retorno de esa inversión y comprarte en cuotas una cámara más cara de la que podrías pagar hoy.

Los foros “istas” son muy populares, y uno entra ahí a preguntar “qué cámara es mejor” y responden.

Pero responden con la oferta y los precios de Europa en mente que son muy distintos a la realidad en América, donde una cámara entry level barata cuesta 5,42 sueldos mínimo de Argentina al momento de escribir esto (Nikon D3500 $117000, salario mínimo según el Ministerio de Trabajo $21600: 117000/21600= 5.416. En otras palabras… son casi 6 meses de trabajo).

Esto hace que muchas veces las cámaras entry level sean usadas por profesionales, lo que demuestra que la premisa de “se te queda corta” es falsa y lo que determina la utilidad de la cámara es que tan bien se adecúe a tus necesidades, no la “gama” que le asignan los fabricantes.

Si gastás dinero en algo que no tiene retribución económica, es un gasto y te quedas con una deuda. La retribución emocional y el disfrute que te puede traer una cámara no sirven para pagar deudas, así de claro y simple.

Si lo que comprás te sirve para trabajar es una inversión. Te quedas con una deuda, pero también con una herramienta que te va a permitir generar dinero para pagarla, entonces esa deuda no es de las deudas “malas”, es una deuda “buena” (mentira, todas las deudas son malas porque entrás en la rosca del interés y los costos financieros pero se entiende el concepto: a una deuda “buena” la podés pagar y una deuda “mala” puede volverse inviable).

Por ejemplo, en la tienda vendo fotos (eso es un ingreso directo), pero mis fotografías son un material fundamental para mi proyecto de viajes naturalistas y eso es un ingreso indirecto, porque si bien a mi trabajo como fotógrafo no le gano nada, sí tengo un ingreso con los viajes. Y las fotos me permiten vender excursiones. En mi caso, el equipo fotográfico es una inversión, pero por mucho tiempo fue un gasto porque no lo usaba para generar dinero.

Y acá viene el debate: qué te encante la fotografía y quieras hacer un gasto está perfecto, que algo sea gasto solo significa que es un capital (un bien material por el que pagaste) que no genera más capital (otro bien más caro o dinero).

Definí el uso que le vas a dar y hace una lista de las especificaciones necesarias, las que te gustaría tener y las que no te importan.

Gran parte de la utilidad de una cámara está determinada por el uso que le vas a dar, los requerimientos técnicos de las distintas áreas fotográficas son diferentes, y una foto no se hace solo con la cámara. La composición es muy importante, y la edición también. Así que si estás interesado en la fotografía

Ojo con los foros (bis)

Ya te comenté del eurocentrismo de los foros de fotografía y en general, de todo el contenido de fotografía de internet. Existe otro problema, de carácter más general.

En los foros mora toda una fauna de gente con egos maltrechos, dispuesta a menospreciar tu trabajo, tu equipo o lo que sea simplemente para demostrar su superioridad. Es bastante evidente, porque siempre hay dos o tres “gurús” que aunque suban una cagada tienen un montón de comentarios aduladores y fotos buenas (buenas en serio, no un árbol en blanco y negro) que las descalifican porque está floja de nitidez, los colores están pálidos, simplemente estabas en el lugar correcto a la hora correcta (una estrategia genial para decir que el mérito no es tuyo y que no te agrandés porque tuviste suerte de estar ahí. Pero cuando la suerte se repite una y otra vez, empezás a darte cuenta que algo de malicia hay en esos comentarios).

Creo que es más valioso el comentario de un “no fotógrafo” que el de un fotógrafo de foro que muchas veces está motivado por su egocentrismo.


Deja un comentario